El Ratón y la Conexión Cósmica


 
No lejos de la ciudad existía una granja, donde la vida resultaba apacible y tranquila.

En la granja existía toda clase de animales domésticos. Entre ellos un simpático y alegre ratón.

 

Un día el ratón, observó que el grajero llegó con una caja bajo el brazo. El por supuesto se imagino que podría ser un rico y delicioso queso...



 

Pero su sorpresa fue mayúscula cuando el granjero la abrió, pues dentro de la caja había nada menos que !una ratonera!

 

 

Preocupado salió al patio, para pedir ayuda al resto de animales de la casa.

Fue a donde estaba la gallina y le dijo:

- “Mira, tenemos un grave problema, el amo ha comprado una ratonera, ¡es un peligro!, ¡échame la mano!".
 

 

Pero la gallina con desinterés y gran arrogancia le contestó:

“Ese no es mi problema, yo nada tengo que ver con una ratonera”.

 

El ratón decepcionado se fue con el cordero, pero lo mismo, se mostró desinteresado y apático ante el problema.

 

Acongojado se fue con la vaca sabiendo que ra su única oportunidad. Pero ella después de recibir la noticia, hizo también un gesto de desprecio y desinterés ante la súplica del ratón.

Así que el ratón se quedo solo con "su problema", por lo que triste pensó dejar la granja esa misma noche.

 

 

 

Ya de noche cuando el pequeño ratón estaba empacando sus cosas, se oyó un fuerte ruido. El ratón se asomó pues parecía que como si algo hubiese caído en la ratonera.

La esposa del granjero fue a ver rápidamente pensando que habían por fin capturado al ratón. Pero al prender la luz, sintió una fuerte mordida.

Era una víbora que desesperada al quedar atrapada en la ratonera había mordido a la mujer.

 

Gravemente herida cayó en cama, el granjero muy preocupado llamó al doctor, el cual después de revisarla le pidió que reposara y tomara mucho caldo de pollo.

Razón por la cual el granjero tuvo que sacrificar a la gallina.

La mujer seguía mala, pensando que moriría los habitantes del pueblo la visitaron para darle ánimos. El granjero agradecido sacrificó el borrego para hacerles una rica barbacoa.

 

Después de una dura reconvalecencia  la mujer  se recuperó de la picadura de la serpiente.

El granjero feliz, decidió hacer una gran fiesta, para lo cual sacrifico al único animal comestible que le quedaba: la vaca.
 

                    

 

 

 

Al final del día había un sólo animal en toda la granja, el que preocupado busco ayuda para hacer algo pero no fue escuchado: El ratón

 

La moraleja de esta historia es que en este Universo hay una relación entre todas las cosas, lo que le afecta a uno termina por afectar a todos.

 

La ciencia y la filosofía han encontrado pruebas de que esta conexión es mucho mas profunda de lo que este pequeño cuento nos enseña.

 

Por eso estamos sumamente equivocados si creemos que no tenemos porque hacer algo ante los cambios climáticos, la extinción masiva de seres vivos, la deforestación de los bosques y las selvas pues no tiene porque afectarnos a nosotros.

 

También lo estamos si pensamos que la pobreza, la enfermedad, los conflictos religiosos y a las guerras no nos afectan.

 

Y peor aún si pensamos sólo en nuestro bienestar y tomamos decisiones personales para nuestro propio beneficio. Porque al final todas las cosas están profundamente ligadas entre sí, de forma que no podemos ni siquiera arrancar una flor sin perturbar las estrellas...